logo alchimia 150

Los chakras mayores y su relación con piedras semipreciosas.

Extraído del “Gran Diccionario de las Piedras Curativas” de Luis Garrido.

chakras y piedras semipreciosas relacion siete chakras y piedras afines gemoterapia
Los seres humanos también tenemos nuestro campo magnético; son 'nuestros chakras'.

Nuestro escudo protector llamado chakras:

  Durante mucho tiempo se creyó que las piedras no tenían vida, pero cualquier cosa que parezca ser del mundo de lo inerte, posee su propio campo magnético. Con el descubrimiento de lo cuántico (partículas visibles) y su estudio, se ha podido comprobar que en toda materia existe vida.

  Los seres humanos también tenemos nuestro campo magnético; son nuestros chakras y forman un escudo protector que nos preserva de injerencias o agresiones externas. Un invisible guardián que controla el bien y el mal; la buena o mala suerte; la salud y la enfermedad. Si la emisión de la energía vibratoria de las piedras coincide con los puntos de absorción, que son los chacras, es muy posible que alcancemos el efecto deseado y la sanación. Pero hay que prepararse concienzudamente para tener las puertas abiertas a las influencias de la gemoterapia.

 

“Los chacras son los puntos energéticos que gobiernan nuestro cuerpo físico a la vez que regulan la absorción y salida de energía.”

  Es probable que nuestros antepasados sí que tuvieran predisposición para beneficiarse con el poder de las piedras: en China consideraban que el jade era una piedra sagrada y la usaban para pedirle “gracias” y concesión de favores, entre ellos la prolongación de la vida o la llegada del amor. En Egipto, el lapislázuli otorgaba el poder y la realeza a los faraones, al mismo tiempo que los favorecía concediéndoles la comunicación con los dioses. En América, los hechiceros de los pueblos aztecas usaban la obsidiana para practicar la adivinacción.

chakras y piedras semipreciosas chacras gemoterapia

Relación de los siete chakras principales y las piedras afines:

  1. El chakra base o raíz, a la altura de los órganos reproductores, situado entre el ano y los genitales, relacionados con la perpetuación del ser humano y con la supervivencia: jaspe sanguíneo, cuarzo ahumado y todos los minerales de color rojo.

  2. El chacra del bazo o sacro, situado por debajo del ombligo, a la altura del bazo. Es el chacra de la concreción, de las formas de pensamiento, del conocimiento puro, de la creatividad y de la atención: cuarzo citrino o citrino, ámbar y todas las piedras de color amarillo o dorado. 

  3. El chakra solar o plexo solar, a la altura del ombligo, que está relacionado con el poder personal, las reservas energéticas, la intuición y el control de la individualidad: rutilo, carneola y todas las piedras de color dorado o naranja.

  4. El chakra corazón, situado en el centro del cuerpo a la altura del esternón a nivel del corazón, que está relacionado con la sanación, el rejuvenecimiento, el amor y la compasión: turmalina verde, aventurina verde, cuarzo rosa y todas las piedras de color verde o rosa.

  5. El chakra garganta, situado en el cuello por debajo de la nuez y que está relacionado con la comunicación, el poder de la palabra, el lenguaje y los decretos: aguamarina, turquesa, celestina y todas las piedras de color azul claro o turquesa.

  6. El chakra del tercer ojo, situado entre las cejas, que está relacionado con la transmutación, telepatía, clarividencia, inteligencia y sabiduría: amatista y todas las piedras de color índigo o violeta.

  7. El chakra corona, situado en la coronilla (parte posterior y superior de la cabeza) y que está relacionado con la canalización de las energías cósmicas y el conocimiento puro de la verdad: cristal de roca, cuarzo ahumado o cualquier otro cuarzo, siempre que este cristalizado y tenga transparencia.

  En el chacra de la coronilla confluyen los otros seis chakras, que hemos numerado y contado con las piedras correspondientes y algunas de sus propiedades. Lo importante es que intentemos suprimir la falta de entendimiento que hay en nuestra dualidad. Si no nos entendemos, no podemos pedir que nos entiendan. Y esta es la causa principal de nuestra falta de criterio, de salud mental y de estabilidad emocional.

error: Content is protected !!